sábado, 3 de noviembre de 2012

¿Qué reemplazará a Facebook?


Hace tiempo he estado pensando y leyendo sobre la caída de Facebook. A muchos les puede parecer sorprendente pensar en esto cuando seguimos presentes en Facebook tanto como en nuestros trabajos, o correos electrónicos. A mi me sorprendió también cuando lo leí por primera vez, pero cuando lo pensé un momento entendí lo que estaba pasando: Facebook ha alcanzado su etapa de madurez, y no ha innovado lo suficiente, de tal forma que se ha convertido en una rutina obligatoria (por costumbre, adicción o curiosidad), pero aburrida y pesada para muchos.

También yo creo que hay que considerar que el uso de teléfonos inteligentes como el iPhone, el Samsung Galaxy y los Blackberries, hace más fácil que nos comuniquemos directamente con los demás cuando queremos. A través de mini-mensajes, BB-Messenger, What’s App y demás aplicaciones estamos conectad@s como muchas de las personas que conocemos (¿tal vez con demasiadas personas?) y por lo tanto esto puede hacer la necesidad de las interacciones por Facebook, menos urgente.
La revista especializada en negocios, Business Insider reportó el mes pasado que el número de usuarios de Facebook iba en declive, en especial entre quienes eran sus usuarios más fieles; los jóvenes. El motivo parece ser que Facebook ha dejado de ser “cool”. Sin embargo, no todo es negativo para Facebook, ya que otra de sus compañías, Instagram, está ganando usuarios a diario. Skype, una compañía que pertenece a Microsoft y que está afiliada con Facebook, también ha seguido incrementando sus usuarios, llegando a 40 millones de cuentas en abril de este año.
En el Washington Business Journal, Geoff Livingston, uno de sus blogeros invitados, público un artículo sobre  el declive de Facebook en cual resumía cuatro amenazas a esta plataforma, empezando con el surgimiento de redes sociales especializadas como PinterestPath e Instragram que le han costado parte de su mercado; las dificultades del uso de su plataforma en teléfonos móviles y tabletas; y los problemas con la privacidad de los usuarios. Este último punto, me parece, será determinante para el usuario adulto que aún es fiel a Facebook, ya que en días pasados he recibido mensajes de mis amistades (la mayoría de las cuáles tienen entre 25 y 50 años) pidiendo que ajuste mis preferencias de seguridad para que sus mensajes no puedan ser vistos por los amigos de sus amigos que no son amigos suyos. Eso sin contar el uso que Facebook, como tantas otras plataformas Web, hace de nuestra información agregada. La cuarta amenaza que listó este blogero fue sobre su como nuevo formato “timeline” afecta a los anunciantes que quieren comunicarse con sus consumidores vía Facebook. De hecho, en su artículo Livingston también proveyó sugerencias para que los negocios que utilizan Facebook empiecen a prepararse para el eventual declive de esta plataforma.
Pero ni Livingston ni ninguno de los analistas que he leído prometen que Facebook desaparecerá pronto.  En lo que he visto y he leído no he recibido el mensaje de que haya una fecha de expiración para la plataforma social más popular. Y tomemos en cuenta que siempre existe la posibilidad de que nos sorprenda nuevamente, y sobrepongan a todo lo que amenaza su existencia. En un artículo detallado publicado enMashable –una excelente página de Internet sobre medios sociales – Eric Jackson, especialista en negocios y tecnología de la revista Forbes afirmó (y traduzco):
“Facebook no se hizo Facebook siendo mejor que Yahoo. Se convirtió en el primer Factbook del mundo (…) lo que va a tumbar a Facebook no será un mejor Facebook. Será algo nuevo. Y yo creo que será algo que necesitarás para el ambiente móvil.” En otras palabras, lo que sustituiría a Facebook sería una nueva revolución de las redes sociales, pero esta vez en el espacio móvil.
Así que volviendo a mi pregunta original sobre qué reemplazará a Facebook, la respuesta como se habrán dado cuenta no está clara aún. Pero yo sigo atenta porque si podemos juzgar por la experiencia anterior que hemos tenido desde el correo electrónico hasta las redes sociales—más recientemente Facebook— las innovaciones tecnológicas han revolucionado nuestras interacciones sociales, para bien o para mal. Por lo tanto, podemos asumir que reemplazar a Facebook también sería, por falta de un término mejor, revolucionario. Estén atent@s ustedes también, y ¡hablemos!