jueves, 18 de octubre de 2012

Lío de Falda y El Hoyo del Diablo

El escenario cinematográfico de la República Dominicana sigue dando pasos certeros en su carrera por consolidar esa industria. Mientras hay varias películas en etapas de post-producción y filmación, actualmente la cartelera tiene en exhibición dos propuestas de géneros diferentes, pero que tienen en común que son la quinta y sexta película dominicana que se exhiben en el 2012.

Esta es la primera producción netamente de humor político, la cual fue escrita, producida y dirigida por Miguel Vásquez , con la coproducción de Nelson Estévez. Luego de una pausa en las producciones locales, este film retoma el humor como genero que ha de acaparar el gusto popular, después de tener hasta ahora un 2012 cargado de cintas dominicanas dramáticas y violentas (“Jaque mate”, “La lucha de Ana”, “La casa del KM 5”, “Lascivia”).

Filmada en formato de 35 milímetros, esta propuesta cuenta con las actuaciones de Oscar Pérez, Phillip Rodríguez, Fernando  Rodríguez, Raúl Carbonell y Herbert Cruz, entre otras figuras conocidas en el ambiente artístico y social dominicano. Según su realizador, esta cinta se estrenó en las salas de cine con un average por encima de las expectativas.
“Lío de faldas”  cuenta la historia de dos comunistas dominicanos y dos independentistas  cubanos que quieren tumbar el gobierno para impedir  que República Dominicana sea vendida a  unos árabes que quieren hacerse dueños de la isla por el simple capricho de halagar a sus esposas, a las que no pueden complacer  en otros aspectos.
Para Miguel Vásquez esta es su tercera película, ya que sus anteriores propuestas fueron “Historia del beisbol dominicano” del 2003 y “Éxito por intercambio” del 2004.
Según expresa Vásquez, los procesos de filmaciones y post-producción de la película se interrumpieron debido a la intensa campaña política que experimentó el país hasta mediados del mes de mayo, los cuales se reanudaron después de las elecciones presidenciales. Esto así, porque el film trata ciertos aspectos que podrían herir la sensibilidad de algunos políticos dominicanos.
Raudo y veloz, Vásquez ha desmentido los comentarios mal intencionados de que su film sólo ridiculiza al ex-presidente Mejía. Estos comentarios se pueden originar con el simple hecho de ver el spot publicitario del filme, pero viendo el contenido de la película se aprecia que solo se trataban de cortos que buscaban servir de anzuelo. En su estructura general se ve a un gobernante noble y honesto que con su peculiar manera se ser encara un problema que tiene mucho mas protagonismo que su presencia misma.
De hecho, Vásquez mostró su film a colaboradores directos del ex-mandatario Mejía, quienes constataron que esta película no ofende la integridad o reputación de su líder.
Vásquez confirma que se inspiró en el ex presidente de la República Dominicana Hipólito Mejía, debido a su peculiar personalidad. Sin embargo, no hace referencia directa al personaje, aunque indirectamente se sobreentiende que se trata del referido ex mandatario, así como algunos acontecimientos surgidos en su gestión gubernamental.
La película que tiene una duración de 85 minutos, está diseñada para ser una producción que busca hacer reír al público sin grandes pretensiones de realización y técnicas cinematográficas. Aunque presenta una buena ambientación y aceptables actuaciones, la película no evita caer en chistes localistas que pudieran restarle para una mayor proyección internacional.
En resumen, esta es una película sencilla que sigue revalidando al humor como el genero de mayor recaudación en el mundo y que en el caso de la Republica Dominicana, es el de mayor tradición.
El Hoyo del Diablo
Esta representa la primera cinta de horror de manufactura local. La misma es escrita y dirigida por Francis Disla “El Indio”, quien le da forma a la leyenda urbana de la mítica ‘Casa de San Juan’, de hecho, este era el nombre inicial del filme, pero sus productores cambiaron el mismo tras el estreno de “La casa del KM 5”.
La película es protagonizada por unos eficientes Martha González y Juan Fernández, quienes alternan actuaciones con Soly Durán, Carlota Carretero, Iván García, César Olmos, Fausto Rojas, Johnny Mercedes, Karla Fatule, Maggy Liranzo y Karla Hatton, entre otros.
La cinta muestra la historia de una mujer que es perseguida por cierta presencia sobrenatural tras la muerte de su padre, quien junto a un grupo de amigos se embarca en un viaje por la carretera que termina en un “extraño” accidente que les lleva al fondo de un precipicio. Una vez allí, desconcertados y adoloridos buscan ayuda en todo el alrededor, hasta que descubren una solitaria casa en un espeso bosque.
Ya en la lúgubre casa comenzaran a ser acosados por fuerzas de ultratumba relacionadas con una masacre de haitianos ocurrida en 1937, por ordenes del tirano Trujillo y en el cual participó el abuelo de la protagonista. También serán atormentados por mil almas que están atrapadas en ese lugar.
Esta es una película que muestra un eficiente aumento en la calidad fílmica dominicana, donde al margen de ciertas limitantes, se cuida de mostrar un producto acabado y con el debido criterio. Los diferentes efectos visuales son bien logrados, aunque su constante exposición delata ciertos errores de apreciación.
“El Hoyo del Diablo” tuvo un proceso de post-producción que duró un año y seis meses, el cual en todo momento fue realizado en República Dominicana como un esfuerzo que buscaba crear precedente. Segun sus productores, su inversión fue de aproximadamente 24 millones de pesos, cantidad que no gozó de los privilegios de la actual ley de cine, debido a que cuando fue promulgada ya la película se estaba post-produciendo.
La musicalización de Jansel Santana resulta aceptable, aunque se pudo apreciar en todo su trayecto un notable protagonismo por parte de la banda sonora, la cual muchas veces se resaltaba mas que cualquier otro elemento del film. Igualmente resulta convincente el diseño de producción empleado por Eumir Sánchez y Ezequiel Reyna, así como los efectos de maquillaje logrados por Gissel Jiménez.
Dentro de la banda sonora figura el tema ‘Estar contigo es perderte’, escrito e interpretado por Wason Brazobán. También están presentes otros exponentes de notable calidad como Mayury Reyna, Tony Almont, El Poeta Callejero y Los Pepes.
Iluminación, escenografía y guión también reciben un tratamiento adecuado, haciendo que el mayor trabajo de Disla se concentre en la parte estética que finalmente obtuvo su propuesta. Hay que resaltar que esta experiencia en el ambiente audiovisual por parte de Disla, es obtenida gracias a sus conocimientos de publicidad y la gran diversidad de videos musicales realizados.
Ya sea en calidad de productor o director, entre los créditos de Francis Disla figuran las películas “El Sistema”, “Enigma”, “Sugar”, “La lucha de Ana” “El caballero de la noche”, entre otras.
Dentro de las actuaciones, resulta irónico que jóvenes y nuevos exponentes sobresalen por encima de veteranos actores, quienes tal vez no lograron mayor notoriedad debido a lo breve de sus intervenciones. Mención especial para Martha González y Soly Durán.
“El Hoyo del Diablo” no es una película excelente, pero es una propuesta tan bien lograda que no resulta apabullada por producciones de Hollywood de igual genero. Es un claro ejemplo de avance en el cine dominicano.